Con la reapertura generaliza de los restaurantes en todo el país después del confinamiento, el porcentaje de implantación de pagos y pedidos digitales alcanzó el 20%. Sin embargo, este valor no es incompatible con la tendencia que apuntan los analistas, solo expresa que la tecnología está en su primera fase de implantación, solo los usuarios pioneros le están sacando provecho a los novedosos monederos digitales de pago sin contacto.

Por otro lado, aunque la transformación digital de los restaurantes es una realidad que cada día nos trae nuevas noticias sobre el ambiente cambiante del sector, la crisis de coronavirus ha recuperado algunos métodos de pago tradicionales prácticamente olvidados en el sector, como puedan ser los cheques o la venta de cupones previo ingreso al local.

Sin embargo, estas formas de pago casi obsoletas no pueden competir con las ventajas adicionales que confieren los monederos digitales. Una de las características de estos sistemas que más aprecian las cadenas de comida rápida es la alta velocidad de gestión de los pagos, que supera por mucho los tiempos registrados cuando se atiende al comensal en caja. De esta forma, algunos establecimientos cuyo aforo ha sido limitado para garantizar el bienestar de la población han podido incrementar en aproximadamente un 15% las ventas efectuadas cada hora, un cambio muy sustancial dentro de una situación tan complicada como la que vivimos.

El pago con el móvil en restaurantes se dispara en la nueva normalidad
El pago con el móvil en restaurantes se dispara en la nueva normalidad

En España, mientras que el 82% de la población tiene tarjeta de crédito, hay 114 móviles por cada 100 personas, lo que confirma una mayor penetración de esta tecnología. Esto pone de manifiesto que explorar los métodos de pago sin contacto mediante monederos digitales es una apuesta interesante para los restaurantes, especialmente si el número de visitantes que pasan por el negocio es elevado y se quiere actuar sobre los tiempos de espera y servicio medios.

Reducir estos tiempos no solo repercute en la rentabilidad de cada establecimiento, sino que aporta adicionalmente un efecto beneficioso sobre la experiencia de usuario del comensal, lo cual a su vez incide en la percepción pública del negocio y una imagen de marca moderna.

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?